¿Eres de las que, cuando se levanta por la mañana, parece que ha estado luchando contra leones de cómo tienes de encrespada la melena? ¿Tardas mucho tiempo en conseguir alisar el pelo para que, al cabo de unas horas, vuela a estar igual que al principio? Pues entonces la taninoplastia puede ser la solución que estabas buscando. Te hablamos de ella.

Qué es la taninoplastia

Qué es la taninoplastia

La taninoplastia es en realidad un tratamiento capilar que sirve para alisar el pelo y olvidarte de tener que hacerlo durante una temporada. Sin embargo, además de este objetivo, se consiguen otros muchos como conseguir reparar el cuero cabelludo, hidratarlo desde dentro y suavizarlo.

Es mucho más que otras técnicas de alisado y, sobre todo, es mucho menos agresiva, no haciendo que tu pelo se quede seco, esté más quebradizo o parezca estropeado o sin vida.

Cómo se hace la taninoplastia

Cómo se hace la taninoplastia
Fuente: Pinterest

El proceso de la taninoplastia tiene como elemento principal los taninos. Estos son unos conservantes naturales cuyo objetivo es el de hidratar y nutrir el cabello desde dentro, y con profundidad. Para ello, se tiene que realizar en un salón de belleza donde la persona que lo haga tenga formación en esta técnica, y experiencia.

Dura aproximadamente 180 minutos y los pasos que se dan son los siguientes:

  • Primero, se lava la cabeza con un champú natural. Este debe estar libre de sulfatos para ayudar a que el pelo esté lo más limpio posible.
  • Una vez se seca el pelo, se debe aplicar, mechón a mechón, una mezcla con taninos. Al mismo tiempo, es importante masajear el cabello y el cuero cabelludo ya que es la forma de que la mezcla penetre hasta el interior y funcione el tratamiento.
  • Deberás esperar al menos 30 minutos, que es el tiempo que tarda el pelo en absorber la mezcla. Por supuesto, quedarán restos, por eso el siguiente paso será volver a lavar con agua, a poder ser templada o fría, para aclarar el pelo lo más posible. Si es posible, no debería usarse jabón en este caso.
  • Por último, y para potenciar el tratamiento, lo que se hace es planchar el pelo (pero con la máquina a media o baja potencia). Se aplica una mascarilla sin aclarado y ya estaría listo.

Al utilizar elementos naturales, no hay reacciones en el pelo, salvo las positivas, porque conseguirás que el pelo se vea más brillante, fuerte, nutrido y sí, liso. Y esto es debido a que esos taninos actúa creando una cadena proteica sobre el pelo para protegerlo.

Cuánto cuesta la taninoplastia

Cuánto cuesta la taninoplastia

Si ya te estás preguntando cuánto cuesta la taninoplastia, debes saber que no es demasiado cara. Una sesión suele costar entre 200 y 300 euros.

Y la duración del tratamiento es de entre 6 y 8 meses (a los 3-4 meses puedes notar que las puntas ya no están tan lisas), con lo que puede compensarte si echas cuenta.

Ventajas y desventajas de la taninoplastia

Ventajas y desventajas de la taninoplastia
Fuente: Pinterest

¿Quieres saber lo bueno y lo no tan bueno de la taninoplastia? Te lo aclaramos:

La taninoplastia tiene como ventajas:

  • Reconstruye e hidrata el pelo.
  • Acaba con el encrespamiento.
  • Mejora el brillo y el tacto del cabello.
  • Alisa el pelo.

En cambio, hay algunos inconvenientes, como son:

  • La duración del tratamiento, que en algunos casos es solo de tres meses porque empieza a notarse al crecer el pelo.
  • No puedes teñirte el cabello hasta varios días después de haber aplicado el tratamiento.
  • Si el pelo está teñido, la taninoplastia puede alterar el color.

Ahora te toca a ti tomar la decisión de si aplicártelo o seguir como hasta ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *