Uno de los términos que se ha puesto muy de moda este año es el llamado power walking. Pero, ¿sabes en qué consiste? ¿Qué debes hacer para practicarlo o los beneficios con los que te encuentras.

Si has decidido coger las riendas de tu vida y procurarte un estilo de vida más saludable, aquí te damos las claves para que lo hagas a través del power walking. Los resultados seguro que no se hacen esperar. Pero, antes, debes entender todo lo que conlleva este ejercicio.

Qué es power walking

Qué es power walking

El power walking se puede definir como la técnica de caminar a paso ligero y enérgico. Sin embargo, sigue una serie de reglas que debes llevar a cabo, sobre todo para evitar lesiones. Estas son: vigilar la postura, controlar los cambios de ritmo y no bajar la intensidad.

Y es que en el power walking tienes que andar de manera enérgica moviendo también los brazos, contrayendo el abdomen, y manteniendo elevada ligeramente la punta de cada pie.

Hay que dejar claro que el power walking no va a hacerte perder más calorías, ni obtendrás mejores resultados frente a salir a correr todos los días, pero lo bueno es que no supone riesgos para la salud y es algo que pueden practicar desde los más jóvenes a los más ancianos.

Qué necesitas para practicar power walking

Qué necesitas para practicar power walking

¿Hemos captado tu atención? ¿Quieres ponerte manos a la obra y empezar a hacer power walking? Es algo que puedes hacer de la noche a la mañana porque realmente no necesitas mucho para iniciarte en esta práctica. En concreto:

  • Un pantalón de deporte y una camiseta de algodón.
  • Unas zapatillas deportivas adecuadas.
  • Algo de música si te gusta escucharla mientras caminas.

No hace falta nada más, si bien, de manera opcional, puedes incluir una riñonera para llevar tus objetos personales y una botella de agua para hidratarte; así como una toalla por si sudas mucho durante el ejercicio.

Cuándo practicar power walking

Cuándo practicar power walking

No hay una hora exacta en que debas practicar esta técnica, así que solo tienes que guiarte por cuándo practicas running, o cuándo salir a pasear. En verano, por ejemplo, sí es recomendable evitar las horas de mayor incidencia solar, para que no te dé un golpe de calor o acabes mal el entrenamiento.

Pero en general, cualquier momento es bueno para practicarlo.

Beneficios de practicar power walking

Beneficios de practicar power walking

Uno de los primeros beneficios con los que te encuentras al practicarlo es el aumento de la capacidad respiratoria. Al «obligar» al cuerpo a llevar una velocidad que no tiene por qué asfixiarte pero sí lograr ir rápido, haces que el cuerpo tenga que adaptarse y tanto el aparato circulatorio como el respiratorio se ejercita permitiéndote que, si al principio te ahogabas, cuando lleves practicándolo más tiempo no te pase.

Sin embargo, no es el único beneficio, hay muchos más.

  • No hay sufrimiento de las articulaciones. Aquí los pies pisan el suelo, con lo que las lesiones en articulaciones y músculos se descartan.
  • Eliminas calorías, lo que conlleva una pérdida de peso.
  • Tonificas muscularmente.
  • Fortaleces músculos y articulaciones.
  • Liberas endorfinas, lo que hace que disminuya el estrés y la ansiedad.

Por todo esto, ¿te animas a practicar power walking?

galería de fotos o galería de arte para la pared Artículo anterior Cómo crear una galería de fotos o galería de arte para la pared
10 plantas que sí puedes tener en el dormitorio Siguiente artículo 10 plantas que sí puedes tener en el dormitorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *