Suelo laminado, parqué, tarima flotante. Son tres términos que muchos consideran que es lo mismo. Sin embargo, lo cierto es que no es así. En el caso del suelo laminado, mucho más resistente que los otros, juega un extra al estar formado por varias capas.

Pero, ¿qué es el suelo laminado? ¿Qué ventajas me ofrece frente a los otros? ¿Y hay diferentes tipos? Te hablamos de todo ello a continuación.

Qué es el suelo laminado

Qué es el suelo laminado

El suelo laminado podríamos definirlo como un producto formado por distintas capas. Cada una de esas capas está hecha de materiales diferentes. Así, la capa de abajo sería para reforzar el suelo e impedir que la humedad u otros problemas del suelo hicieran mella en la madera. Por encima de esta capa se encontraría un panel de fibras de alta intensidad. Es un refuerzo más para proteger la capa inmediatamente superior, la impresión de una madera real.

La última capa, y la más visible en el suelo, es una capa transparente de melamina prensada que simula la madera y su textura.

En otras palabras, estaríamos hablando de una lámina que simula la madera, pero que realmente no es madera.

Cuándo poner suelo laminado

Cuándo poner suelo laminado

Usos del suelo laminado hay muchos. En general, muchos optan por este porque es más barato, pero también porque es más resistente que otros suelos. Es mucho más fácil de colocar y también de limpiar, pero no hay que olvidar que hablamos de un suelo sintético.

Así, te lo podemos recomendar cuando tienes hijos, ya que será más fácil de limpiar a diario, sin tener que mantenerlo o tratarlo para que no pierda el color. También con mascotas o bien cuando vas a darle mucho uso (por ejemplo en casas donde se va de un lado para otro, hay muchas personas que lo pisan, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta sobre cuándo poner suelo laminado es la temperatura de la habitación. No solo se recomienda comprar el suelo y dejarlo al menos 48 horas para que se adapte a las condiciones climáticas. Sino que también es bueno que, a la hora de ponerlo, la temperatura de la habitación esté a unos 20 grados Celsius. Y una humedad de entre el 50 y el 70 por ciento.

Ventajas e inconvenientes del suelo laminado

Ventajas e inconvenientes del suelo laminado

Después de todo lo que hemos visto, sin duda ya te habrás dado cuenta de algunas de las ventajas del suelo laminado. Entre ellas, destacamos:

  • Su durabilidad. Ya que pueden conservarse durante más de diez años si se cuidan bien.
  • Su instalación. Es muy rápido de instalar, aunque sí te avisamos que se requiere de un experto para hacerlo.
  • Su precio. No te vamos a decir que es muy barato, pero entre las opciones de suelos es uno de los más económicos. Eso sí, dependiendo del tipo de suelo laminado que escojas valdrá más o menos.
  • Su aspecto. Si se cuida bien, siempre estará como el primer día, y eso implica que vas a tener un suelo brillante, antiestático, resistente a la abrasión, a la presión, los golpes e incluso a la abrasión.
  • No cambia su color. Cuando usas parqué o tarima flotante, que es de madera, con el sol este va desgastando el color, y eso significa que va perdiendo su brillo. En cambio con los suelos laminados el que indica sobre él la luz no hará que cambie de color.
  • Puede usarse sin problema con la calefacción radiante.

Ventajas e inconvenientes del suelo laminado

Ahora bien, ¿y los problemas que trae? Algunos de ellos son:

  • La falta de reparación. Si se rompe una lámina o lama, hay que sustituirla, porque no se puede reparar con ningún producto. Aun así, el coste de la sustitución no es tan caro como puedes pensar.
  • Los extras elevan el precio. El suelo laminado permite añadirle algunos extras como tarima radiante o un baño protector. Esto eleva el precio, a veces demasiado.
  • No es adecuado para algunos lugares. Por ejemplo, en las cocinas y los baños está desaconsejado, tampoco en exteriores o zonas de humedad. El motivo es que el agua lo deteriora, pero también puede provocar accidentes.
  • La dificultad para encontrar recambios. Como hemos dicho antes, una de las ventajas del suelo laminado es que dura mucho. Pero el problema es que no se puede reparar, sino sustituir. Y ahí está el problema. Cuando el suelo tiene muchos años, es probable que no haya recambios porque los diseños en el laminado van cambiando.

Cuánto cuesta poner suelo laminado

Cuánto cuesta poner suelo laminado

¿Te interesa poner suelo laminado? El precio por ponerlo va a variar mucho según los tipos que elijas, así como la mano de obra, etc.

Pero en un término medio es posible que te cueste entre 20 y 40 euros el metro cuadrado. En estos precios a veces ya se incluye la instalación, y otras veces hay que pagarla aparte.

Tipos de suelo laminado y cuál elegir

Tipos de suelo laminado y cuál elegir

Los suelos laminados se rigen por la normativa UNE-EN 13329 donde se establece su clasificación según la intensidad de uso. Así, te encontrarás en el mercado con suelo laminado:

  • Para uso doméstico moderado (por ejemplo, en un dormitorio). Se destina a lugares donde solo estamos de paso o se pasa muy poco tiempo utilizándolo. Además del dormitorio, puede ponerse en una biblioteca o en lugares donde camines pero después la mayoría del tiempo estás sentado.
  • Uso doméstico general (en salas de estar, comedor…). Se caracteriza por un uso “normal” del suelo, pero que necesita una limpieza más a diario.
  • Uso doméstico intenso (también salas de estar, habitaciones donde se pase más tiempo…). Debido a ese uso más intenso es necesario extremar la limpieza que, si bien ya de por sí repele la suciedad, sí que habrá que recogerla (en caso contrario es muy visible y hará que la casa se vea sucia).
  • Para uso comercial moderado (por ejemplo, en habitaciones de hotel, oficinas pequeñas, etc.). Al igual que ocurre en el uso doméstico, aquí sería para lugares donde no se está continuamente pisando.
  • Uso comercial general (oficinas pequeñas, tiendas pequeñas, etc.). Para un uso más normal, de gente de paso, movimientos diarios, limpieza, etc.
  • Uso comercial intenso (en pasillos, colegios, almacenes…). En lugares donde hay muchas personas o mucho tránsito.

Tipos de suelo laminado y cuál elegir

Otra clasificación que puedes tener en cuenta es según el diseño. Y es que, al ser un suelo sintético, el acabado que se le da puede variar mucho. Esto permite que tengas imitación:

  • A maderas, tarimas o parqué. Es la más habitual y también la más solicitada.
  • A baldosas, como puede ser el mármol, el gres…
  • Otros diseños, sobre todo jugando con la creatividad y la originalidad. Estos son exclusivos de los fabricantes, por lo que solo se encuentran en un único lugar y el precio puede ser elevado en algunos casos.

Por último, también te encontrarás en el mercado con suelos laminados clasificados por su grosor, así como por la calidad de los materiales. Así, que no te extrañe ver las siguientes denominaciones:

  • Basic, o AC1 con 6 mm
  • Medio, o AC2
  • Forte, o AC3
  • Intenso o AC4 con 10 mm
  • Intenso Plus, o AC5 con 12 mm

¿Te haces una idea sobre el suelo laminado y cuál debes escoger para tu caso concreto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *