God save the Queen


14458451824_11266afe71.jpg

Hoy, cuando me desperté en París, me di cuenta que teníamos una nueva reina de España (por fin) y que estaba teniendo lugar un acontecimiento histórico que a partir de septiembre estará en los libros de texto. Sí, reina consorte pero es que a mi la figura de Felipe VI, con mis respetos, no me interesa nada.  Partiendo de que odio todas las etiquetas salvo las que cuelgan de la ropa he de decir que no soy monárquico, ni republicano, ni anárquico, ni creyente, tampoco me interesa la política y además es que admito que no entiendo nada de cada una de las cosas que acabo de mencionar, pero aplaudo una buena imagen, y me parece que Letizia la tiene. A mi solo me preocupa si sube el agua o la luz y si me va a dar el dinero para llegar a fin de mes (de ahí que nunca trabaje gratis, nota para algunas agencias de comunicación que me aburrís con vuestros emails y poco originales propuestas). Pero sí que me interesa que una persona como Letizia llegue a ocupar la corona de España y esté al lado (y no detrás) de Felipe a la hora de tomar decisiones, lavar la imagen de este país y atraer atención nternacional.

Letizia, Asturiana y asidua a Ribadesella, estudió una carrera, tuvo preocupaciones, mala y luego buena suerte en el amor, éxito profesional, y muchas otras razones por las que gente como yo, como tú, como todos los españoles podríamos tomar como ejemplo para vernos reflejados (si quisiéramos). Y aunque no la conocía cuando daba lo telediarios ni la conozco ahora que ha heredado "las joyas de pasar", y aunque también me den muy igual sus vestidos de Felipe Varela si que me encanta su transformación, me encanta la mujer en la que se ha convertido, ella a sí misma. Se ve que es una mujer fuerte, preparada, con objetivos, perfeccionista, cariñosa (me ha encantado como tocaba a su marido esta mañana al subirse al Rolls Royce, como cuidaba de sus hijas y las presentaba a todo el mundo), con disciplina, con planta y, algo que me encanta, con altivez. Sí, me encanta que sea altiva de una manera políticamente correcta porque no hace daño a nadie siéndolo y seguramente está disfrutando al serlo, yo lo haría. De hecho esta mañana me hubiera plantado una de esas coronas que ha heredado (concretamente la de Cartier de la Reina Ena, porque la que más me gusta es la tiara que perteneció a la Reina Maria Cristina pero al ser Rusa pues como que paso), y me hubiera vestido de azul, el color real.

No, no hubiera ido de largo, porque Letizia, además de tener unas piernas bonitas, hace muy bien eso de romper las reglas o acatarlas casi sin pasarse de la raya, pero si que me hubiera puesto un tacón más alto y sin plataforma. Y por último hubiera ido con las manos libres, sin bolso, porque una Reina como ella no necesita llevar llaves, ni cartera, ni móvil, aunque sería un puntazo que la Reina Letizia se abriera una cuenta de instagram, pero entonces solamente llevaría el móvil en la mano. Resumiendo, que tener una familia Real me hace hasta gracia y me parece una actitud muy ingenua ser inconformista por el hecho de serlo. La falta de criterio o el hecho de no saber por qué uno está en contra de algo... Porque esta mañana muchos de los que me seguísen instagram entendisteis perfectamente lo que quería decir pero otros automáticamente aprovechasteis para vomitar vuestro mal rollo y vuestra envidia. No tenéis nada que hacer, España es monárquica y punto, y les dais igual, así que lo mejor que podemos hacer todos es concentrarnos en hacer lo que nos gusta y si no estáis contentos podéis escribirlo en vuestro blog, que seguro que tenéis uno. Y los demás no os preocupéis, que mi próximo post será sobre moda, pero no podía obviar algo que aunque no es, sí está de moda.