THE MORNING OF THE BIG DAY


All photos by La Dichosa

Me desperté como cuando de pequeño abrías un ojo y en ese segundo caías en la cuenta de que era Navidad, de que te esperaba el mejor día de tu vida! Nunca nadie podrá explicar a la perfección lo que uno siente esa mañana, cuando sabes que veras a toda, repito, toda tu gente favorita del mundo. La finca donde tendría lugar nuestra boda estaba a las afueras del Escorial y llegué con mis dos de mis personas favoritas: Mi hermana Natalia y mi amigo Juan. De camino a la habitación donde me iba a preparar pude ver por el rabillo del ojo que todo estaba preparado: El espacio donde tendría lugar el cocktail, los espejos con los nombres grabados para el banquete, los pai-pais para el calor, el cava Anna de Codorníu para no parar de celebrar, flores por todas partes… No quise mirar mucho porque tenía miedo que, si volvía a fijarme, todo fuera un espejismo y desapareciera. Enseguida llegaron mis padres y dos mujeres esenciales ese día: Ángeles y María (primero amigas y luego profesionales del Salón Moncho Moreno), que venían a prepararnos para la boda. Yo no paraba de pensar en todas las pistas de las cosas tan increíbles que el equipo de La Puta Suegra (nuestros wedding planners) habían preparado, en lo bonito que estaba todo! Miraba de reojo ese traje tres piezas de Dolce & Gabbana y no podía creer que me fuera a casar! Tantas veces lo soñé… Me senté con Marta y Josep en el sofá para repasar los detalles de la entrada nada más, todo lo demás lo iríamos viendo. El tiempo no se como pasaba, porque me pongo a pensar y creo que pasó muy lento hasta que era la hora de ir al altar, pero luego creo que pasó todo demasiado rápido porque ya hace un mes de todo aquello! De repente todo hizo click, todos estábamos listos y todos teníamos que salir rápido hacia el lugar donde sería la ceremonia: Una estructura de piedra sobre un lago desde la que tendríamos vistas al Escorial. Así que me colocaron la corona de Isidoro Hernández y mi madre me acompañó hasta el vehículo que me llevaría junto a mis invitados… Un helicóptero! Fue todo de película y tan solo con pensar en ello no sé, es tan abrumador! Yo solo se que me moría de ganas por encontrarme con Andy… Así que en el próximo post os enseñaré todas las fotos de la ceremonia y cada detalle de todos los participantes, el cocktail y las anécdotas de cómo lograron emocionarnos todos nuestros invitados!